Conecta Savia

O futuro dos nosos montes é de todos

Ana Busto Zúñiga. Adjunta de dirección de Serrerías Rodríguez, en Valga (Pontevedra): “Si el mercado lo soporta, la suba de los precios de la madera de pino es una vía para revalorizar el monte”

Abordamos con Ana Busto, de la firma pontevedresa Serrerías Rodríguez, la cuarta generación de esta empresa familiar, la situación que atraviesa el sector forestal, marcada por el alta demanda de madera y las subas de precios. Con ella hablamos también de los retos que tiene por delante la madera de pino, con la que trabajan 

 

Ana Busto Zúñiga es la cuarta generación de Serrerías Rodríguez, empresa ubicada en Valga (Pontevedra) que fundó su bisabuelo en el 1958. Luego comenzó como rematante y poco después contaría con una licencia para aserradero en Catoira. Ana es también la primera mujer de esta saga familiar involucrada en la dirección de la compañía, dirigida actualmente por su padre y su tío.  

Con ella conocemos las líneas de trabajo de este aserradero, que emplea en exclusiva madera de pino gallega y, en la medida del posible, próxima a sus instalaciones. Busto reivindica el papel que representan los aserraderos a la hora de fijar población y crear empleo en el rural.  

Le preguntamos también por algunos de los retos que afronta el sector y las consecuencias que están experimentando, derivadas de la situación mundial de los últimos dos años. 

 

P. Siempre tuviste claro que querías trabajar en el aserradero o estuviste interesada en otros sectores? 

R. Quería rematar trabajando en el aserradero, pero es verdad que no contaba incorporarme tan enseguida como al final aconteció. Mi plan inicial era estar algún tiempo en otras empresas en diferentes sectores y puestos, pero al final surgió una oportunidad en la empresa para cubrir una vacante y ya quedé. Considero que es positivo tener la experiencia que te puede aportar trabajar en otros sectores, pero también es bueno comenzar temprano en la empresa, para poder estar en diferentes secciones dentro de la compañía para conocerlas, lo que te permite tener una visión más amplia de la empresa. 

 

P. Desde hay case 3 años eres adjunta de dirección de la compañía, pero estuviste trabajando también en otras secciones de la empresa. Como resultó esta evolución dentro de la firma?  

R. Estudié Administración y Dirección de Empresas y luego estuve un año haciendo un máster en Barcelona, que compaginaba con un trabajo en otra empresa del sector, una firma que trabaja con pallets en Tarragona. Nos últimos años de la carrera ya estuve trabajando durante los veranos en la empresa y fue una manera de ir conociendo el aserradero. Estuve en secciones como la báscula, con la emisión de albaráns, así como en la sección de Calidad y Certificación Forestal.  

 

P. Actualmente que funciones ocupan más el tuyo día a día en la empresa? 

R. Me encargo principalmente de la gestión de clientes, proveedores y del transporte, tanto interno, en el que contamos con una flota de 10 camiones; como en el envío de mercancía a clientes con otros camiones. A La margen de eso, al ser una empresa familiar, a la veces toca encargarse de trabajos en distintas árelas. 

 

«Me hizo especial ilusión impulsar la puesta en marcha de un proyecto que nos permitió digitalizar las descargas, consiguiendo una gestión más eficaz» 

 

P. Desde que estás en el aserradero, ¿tuviste algún proyecto con el que te ilusionaras más o algún cambio significativo que ya habías impulsado o que quieras llevar a cabo? 

R. Me gusta mucho el trato diario con la gente, lo que me permite la gestión con clientes y proveedores. Me hizo especial ilusión a puesta en marcha de un proyecto, que en su momento impulsé, y que nos permitió digitalizar la gestión de las descargas. Lo fijemos a través de una aplicación con la que conseguimos reducir el tiempo de espera de las descargas. Resultaba útil tanto para los transportistas cómo para el aserradero, consiguiendo una gestión más eficaz. Ahora incluso no lo estamos empleando porque cambió el sistema de entradas, pero vamos a volver a utilizarlo. 

 

P. A La margen de este programa, estáis interesados en avanzar en la digitalización de otros procesos en el aserradero?  

R. En la sección de maquinaria estamos apostando mucho por la automatización del proceso, buscando reducir el esfuerzo físico que requiere el trabajo en un aserradero. Procuramos que el trabajador tenga que hacer un control del proceso más que un esfuerzo físico. Llevamos dedicado un importante esfuerzo y recursos en este sentido. Así, cada año procuramos mejorar el proceso automatizándoo o introduciendo alguna maquinaria que contribuya a eso para incrementar la productividad y mejorar las condiciones de trabajo. 

 

P. En que líneas de negocio estáis centrados en Serrerías Rodríguez? 

R. La principal línea de trabajo, que supone el 80% de la producción, es procesar madera para la fabricación de europalet, que se emplea en el sector de la alimentación. Estamos muy especializados en esa línea, ya que vendemos no sólo la empresas que fabrican ese tipo de palet, sino que también le vendemos a compañías que los reparan. En el caso de estas últimas, desde Serrerías Rodríguez ya le proporcionamos las tablas listas para que sustituían las dañadas de una manera fácil. Le proporcionamos desde el taco cortado la medida hasta la tabla pintada del color que se emplea en ese tipo de palet. Así, simplemente tienen que cambiar el elemento dañado por el nuevo.  

Por otra parte, en el 20% restante de la producción, estamos centrados en carpintería, sobre todo en la esqueletaxe de sofás.  

 

P. Como ves el futuro de la empresa?  

R. La línea de negocio con mayor proyección de futuro es el palet. De hecho, desde hace un año estamos teniendo una demanda muy alta de tabla para embalaje. Entre otras razones, el incremento de la demanda se debió a los cambios que se produjeron nos últimos dos años en los flujos del comercio, que también nos afectaron. Mucha de la madera que venía de países como Chile o Brasil dejó de llegar no solo porque en otros mercados como Estados Unidos la estuvieran pagando más, sino por el aumento de los costes de los fletes. 

Eso provocó que aquellas empresas que mercaban ese tipo de madera ya no les compensara, lo que repercutió en ese incremento de la demanda nacional. La guerra de Ucrania también afectó, ya que la madera procedente de países como Rusia o Bielorrusia está teniendo muchas restricciones.  

 

P. Sigue manteniéndose la demanda? 

R. Por el momento en el sector del embalaje sigue la tendencia y se mantiene la demanda, aunque es cierto que hay cierta incertidumbre con el que ocurrirá tralo verano, al igual que acontece en otros sectores. 

 

P. Estáis centrados en el mercado nacional o también comercializáis en otros destinos? 

R. Trabajamos principalmente en el mercado nacional, pero un 30% de nuestra producción se exporta a Portugal, Italia y Francia. 

 

«El último año tuvimos bastantes problemas de abastecimiento y en septiembre del 2021 la poca madera que conseguíamos de montes gallegos case nos obliga a parar la línea de producción» 

 

P. En vuestro caso trabajáis sólo con madera de pino, de que manera os afectó al incremento de los precios de esta madera que se vivió hasta el verano de este año?  

R. Nosotros trabajamos sólo con madera de pino gallega y preferiblemente de cercanías. Nos últimos años, con el incremento de la producción que experimentamos, tuvimos que incrementar también la entrada  de madera de otras provincias gallegas, como Lugo u Ourense, ya que antes trabajábamos mayoritariamente con madera local.  

Desde hace un año tuvimos bastantes problemas de abastecimiento. En septiembre del año pasado la poca madera que conseguíamos casi nos obliga a parar la línea de producción. Después de eso se consiguió mejorar algo la situación, pero hubo subas de los precios de la madera cada semana. Se produjo un incremento de los precios muy continuo en un mercado que era muy estable, ya que no había estas grandes variaciones.  

También es verdad que, si el mercado lo soporta, este incremento de los precios es positivo, ya que se revaloriza el monte, pudiendo pagar más a nuestros proveedores y ellos a los propietarios forestales, de suerte que también haya mayor interés por plantar pino, al obtener rentabilidad.  

 

P. La suba de los precios de la madera del pino puede ayudar a revertir a retroceso de las masas de pino que se está registrando desde hace años frente a otras especies? 

R. Desde luego, ya que se el pino tiene mayor valor hay más interese por plantar y por hacer una silvicultura idónea con la que lograr mayor rentabilidad. En definitiva, es una manera de cuidar más el monte y que tenga mayor valor. Además, hace falta tener presente que el pino es una madera que puede tener un grano futuro con aprovechamientos como el embalaje, la construcción o muchos otros ámbitos. La madera, como material sostenible, va a tener una alta demanda en un futuro. 

 

P. Sigue habiendo gran demanda de madera de pino gallego? 

R. Hubo mucha demanda de madera tanto de Portugal como de compradores del resto de España que vinieron a Galicia la mercar mucha madera en rolla, lo que provocó que fueran meses complicados por esa demanda superior a la oferta. Ahora incluso se estabilizó un poco la situación, sin saber muy bien se se debe a una bajada de la producción en el sector o la que se redujo la demanda exterior. 

 

P. Como valoras la situación actual del pino gallego? 

R. Estamos en un momento complicado y de incertidumbre no sólo por los condicionantes a nivel mundial, que afectan directamente en el mercado, sino porque no se sabe bien ni la cantidad de madera de pino que hay en el monte. En ese sentido es muy importante el trabajo que se está haciendo desde la Fundación Arume para potenciar tanto la plantación de pino como la madera de calidad o el empleo de la madera de pino. 

 

P. En vuestro caso, veis factible apostar por una mayor valorización de la madera de pino con otras líneas de negocio? 

R. Por el momento no tenemos proyectos en esa dirección porque estamos muy especializados y centrados en el sector del embalaje, pero son temas a tener en cuenta. Ahora estamos centrados en la fabricación del palé y enfocados en producción y contamos con maquinaria muy específica para satisfacer las demandas de nuestros clientes. ES una puerta que dejamos abierta y que no descartamos. 

 

P. Que producción manejáis en Serrerías Rodríguez? 

R. Consumimos unas 550 toneladas de rolla al día y tenemos una producción de unos 6.000 metros cúbicos mensuales. 

«Nuestros principales clientes nos exigen desde hace muchos años contar con certificaciones forestales, así hoy el 80% de la madera con la que trabajamos está certificada» 

 

P. Apostáis también por la certificación forestal, precisáis este tipo de certificados en los mercados en los que trabajáis? 

R. Trabajamos indirectamente con dos multinacionales de la fabricación de los europalets, empleados sobre todo en el sector de la alimentación, y estas empresas nos exigen desde hace años que toda la madera cuente con certificación forestal. De hecho, la introducción en la certificación la fijemos porque nos pedían contar con este tipo de serlos. Fuimos comenzando poco a poco a incluirlos y hoy el 80% de nuestras ventas tienen certificación PEFC, aunque también estamos certificados en FSC. 

 

P. Cuáles son los retos que se le presentan al sector forestal gallego? 

R. El sector forestal gallego es ya muy pujante, pero creo que aún lo va a ser más por el alta demanda que va a tener la madera nos próximos años, por eso cuido que es importante que toda la cadena de valor trabajemos unidos, desde asociaciones de propietarios, rematantes, aserraderos, industrias… para prepararse de suerte que sepamos adaptarnos y atender esa demanda, sin dejar pasar la oportunidad. 

 

P. Que le pedirías a las Administraciones para apoyar al sector forestal gallego? 

R. Que no sea tan cortoplacista en toma de decisiones políticas, ya que el sector forestal precisa de medidas y actuaciones que estén más enfocadas a largo plazo. 

 

P. Uno de los retos que se le presentan a muchos sectores es la falta de remuda generacional, como lo estás viendo en el ámbito forestal? 

R. Cuido que es un sector en el que está habiendo mucha gente nueva interesada en él y que viene con fuerza, ganas de trabajar y preparada. Además, aunque sigue siendo un sector donde la mayoría son hombres, cada vez hay más presencia de mujeres en distintas áreas. En nuestra empresa el 12% de los empleados son mujeres y muchas de ellas en la línea de producción, por lo que se van dando pasos también en este sentido.